METAL LÍQUIDO PARA DESTRUIR CÉLULAS CANCEROSAS

Fuente: Noticias de la Ciencia y la Tecnología

Una técnica recientemente desarrollada, ayuda a la destrucción selectiva de células cancerosas mediante fármacos.

Este sistema es obra del equipo de Zhen Gu y Yue Lu, de la Universidad Estatal de Carolina del Norte en Chapel Hill, Estados Unidos. La nueva técnica de suministro de fármacos utiliza un metal líquido biodegradable para atacar a células cancerosas.

La técnica también ayuda a los médicos a localizar tumores, puede ser producida en grandes cantidades, y parece ser totalmente biodegradable y con una toxicidad muy baja. Otra de sus ventajas es que estos transportadores de metal líquido para fármacos son muy fáciles de fabricar.

Para crearlos, los investigadores colocan el metal líquido (una aleación de galio indio) en una solución que contiene dos tipos de moléculas de polímeros. La solución es después irradiada con ultrasonidos, lo que hace que el metal líquido se rompa en gotitas de aproximadamente 100 nanómetros de diámetro.

Las moléculas de polímeros en la solución se adhieren a la superficie de las gotas a medida que se separan del metal líquido en bruto. Mientras tanto, se forma una piel oxidada en la superficie de las nanogotas. La piel oxidada, así como las moléculas de polímeros, evitan que las nanogotas se vuelvan a fusionar.

La doxorrubicina (un fármaco anticáncer) es introducida entonces en la solución. Una de las moléculas de polímeros en la nanogota absorbe la doxorrubicina y la mantiene retenida del modo idóneo. Estas nanogotas cargadas de fármaco pueden después separarse de la solución en el momento oportuno y entrar en el torrente sanguíneo.

El segundo tipo de molécula polimérica en las nanogotas es se ve atraída eficazmente hacia las células cancerosas, causando que los receptores en la superficie de estas se enganchen con las nanogotas. La célula cancerosa absorbe entonces a estas últimas.

Una vez absorbidas, el mayor nivel de acidez dentro de la célula cancerosa disuelve la piel oxidada de las nanogotas. Esto libera las moléculas poliméricas, que a su vez liberan la doxorrubicina dentro de la célula.

Mientras tanto, el metal líquido continúa reaccionando con el entorno ácido en la célula cancerosa y se disuelve, liberando iones de galio. Estos iones de galio mejoran el rendimiento de los fármacos anticáncer, incluyendo su eficacia contra líneas de células farmacorresistentes. Además, este proceso degrada gradualmente el metal, minimizando su toxicidad a largo plazo.

Los resultados de los ensayos in vitro, muestran que el metal líquido se degrada completamente en cuestión de días, adoptando una forma que el cuerpo puede absorber y expulsar con éxito sin efectos tóxicos.

Los investigadores han probado la técnica del metal líquido en un modelo de ratón y han comprobado que es notablemente más efectiva que la doxorrubicina en solitario a la hora de inhibir el crecimiento de tumores cancerosos en ovarios.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s