LOS APOYOS PÚBLICOS PARA LA INNOVACIÓN EN LAS EMPRESAS

post_worpress_01

Dr. Victor Sánchez Trejo
Socio Director ACTUM

En la actualidad, las empresas tecnológicas deben innovar de manera continua en productos, procesos y/o servicios para mantener o incrementar su competitividad en sus mercados. Esta acción demanda una importante cantidad de recursos técnicos, físicos, humanos, financieros y temporales. Una forma de apalancar estos recursos y limitar el riesgo inherente a la innovación es utilizando recursos públicos para la investigación y el desarrollo tecnológico.

En México, existen diversas convocatorias y programas que apoyan a emprendedores, PYMES y grandes empresas promovidas por el CONACYT, la Secretaría de Economía, el INADEM, entre otras instituciones para diversas etapas del desarrollo tecnológico:

  1. Idea del proyecto,
  2. Creación de prototipos,
  3. Escalamiento industrial,
  4. Pruebas de validación,
  5. Viabilidad comercial.

Un censo muy oportuno realizado por la Secretaría de innovación, ciencia y tecnología de Jalisco identificó 294 programas nacionales e internacionales (http://bit.ly/1dsnmtA) repartidas en etapa, monto y sectores de aplicación. Las próximas convocatorias para estos fondos son: Fondo de innovación tecnológica (agosto 2015) y Programa de estímulos a la innovación (Septiembre 2015).

Los apoyos que estas convocatorias pueden aportar a las empresas están entre el 30 al 70 % de la inversión total del proyecto. Sin embargo, es importante al momento de participar en estas convocatorias considerar los siguientes elementos:

  1. Impacto del proyecto: La mayoría de las convocatorias están destinadas a innovación en productos, procesos y/o servicios por lo que están restringidos apoyos para capital de trabajo, producción y mercadotecnia.
  2. Comprensión de la convocatoria: Adecuar la etapa del desarrollo tecnológico de la empresa con el alcance de la convocatoria para incrementar las posibilidades de aprobación del proyecto.
  3. Elaboración del proyecto: El proyecto debe presentar un contenido innovador, ser claro en sus objetivos, describir la metodología del proyecto y justificar los recursos que se requieren.
  4. Planeación del proyecto: Es necesario considerar tiempo para la elaboración del proyecto, la obtención de registros como el RENIECYT así como evitar presentar el proyecto el último día de la convocatoria para evitar saturación.

En ACTUM, apoyamos a las empresas que participan en esta convocatoria mediante la elaboración y gestión del proyecto; la revisión de proyectos; clínicas para realización de proyectos, así como la capacitación del personal de la empresa para elaborar proyectos. Si requieres alguno de estos servicios contáctanos.

Anuncios